Murchante

La bodega cooperativa de Murchante, la Murchantina, un hueco donde anidar. Aprendemos cada día del bodeguero, a punto de jubilarse, hijo, a su vez, del antiguo bodeguero, vive arriba y en vendimias puede llegar a bajar en medio de la noche porque algo no suena “fino” entre todo el traqueteo de la bodega. Sus manos, herramientas enormes de pocas palabras. Porta un conocimiento en peligro de extinción como nuestras viñas.

 

 

Allí se une tradición y tecnología y la hospitalidad de quien la gerenta nos sonroja. L. Remacha (hombre Calandria) lleva la enología de la Murchantina lo que nos da confianza, libertad y además, genera un intercambio, y mientras haya intercambio el beneficio es mutuo.